Sobre nosotros

Misión (telos) del Grupo Evalmed
La misión (telos) de las intervenciones sanitarias
Nosotros la hemos formulado así:
La misión de toda intervención sanitaria es disminuir en una magnitud relevante los riesgos[1, 2]  basales graves y moderados de un individuo que forma parte de una comunidad de individuos interdependientes que interaccionan con el ambiente[3], sin que, como consecuencia de esa intervención, se le añada un daño tal que iguale o supere el de su situación inicial. El resultado del balance entre los Beneficios (riesgos evitados) y los Riesgos añadidos además debe justificar los Inconvenientes y los Costes (BRIC), en el marco de los valores y preferencias del individuo autónomo, e informado hasta garantizar su comprensión, de modo que como razonador práctico pueda tomar la mejor decisión para la “vida buena” de sí mismo y su comunidad.
El interés primario de toda intervención sanitaria es “el bien último de este individuo en riesgo grave o moderado, y su comunidad” [4].
Los clínicos, además de tener como misión la general de todas las intervenciones sanitarias, también deben acompañar al enfermo grave o moderado, especialmente cuando la mejor intervención tiene un beneficio cero o no compensa los riesgos añadidos.

Misión de las intervenciones de evaluación, información y formación del Grupo Evalmed
En tanto que nuestras evaluaciones, informaciones y formación son intervenciones sanitarias, nuestra misión específica es que los profesionales sanitarios trasladen los resultados en salud procedentes de la mejor evidencia disponible a su práctica para cumplir con la misión.
Los medios que utilizamos para esta misión son:
a)  poner en práctica la metodología GRADE para buscar, calcular, reunir y proporcionar los resultados en salud procedentes de la investigación científica en un formato de Beneficios y Riesgos añadidos que justifiquen los Inconvenientes y los Costes (BRIC).
b) enseñar a los profesionales a calcular por sí mismos en unos pocos segundos la relevancia clínica o poblacional de los resultados que leen en las publicaciones científicas cuando éstas no se los ofrecen, y mejorar con ello su autonomía (libertad y responsabilidad) autoeficacia (competencia) y autoconfianza.

[1] Con el término “riesgo” nos referimos a la probabilidad de incidencia de un evento en un tiempo determinado. No debe confundirse por tanto “riesgo” con “factores de riesgo”. Efectivamente, los factores de riesgo son asociaciones estadísticas y no las causas, por lo cual la intervención artificial sobre ellos no significa que disminuirá el riesgo con el que está asociado estadísticamente.
[2] Ante una misma percepción de un riesgo, como por ejemplo “hay una probabilidad de que 1 individuo de cada 100 con la condición AAA tenga un ictus en 1 año”, las personas con y sin la condición AAA tienen distinta sensación subjetiva, influida por la cultura, valores y preferencias, todo ello mediatizado por los heurísticos y sesgos cognitivos de la mente humana.
[3] Las poblaciones no son entidades impersonales cosificadas sino que están formadas por individuos y todas las intervenciones sanitarias se hacen sobre cada uno de éstos, con sus respectivas biografías.
[4] Inevitablemente toda intervención sanitaria parte de las necesidades (no deseos) que emite el individuo sano o enfermo (input). Y es el profesional el que posteriormente absorbe esas necesidades (output).


MIEMBROS (abril, 2020)

Galo Agustín Sánchez Robles, Farmacéutico de atención primaria

Antonio Álvarez-Cienfuegos de Aguirre, Farmacéutico de atención primaria

Pedro Luis Rubio Núñez, Médico de atención primaria

Miguel Ángel Martín de la Nava, Farmacéutico de atención primaria.

Mayka Gómez Santana, Médico de atención primaria

Juan José Torres Vázquez, Médico de atención primaria

Alejandro Pérez Revuelta, Médico de atención primaria​

Luis Bravo Gracía-Cuevas, Farmacéutico de hospital

Elena Candela Marroquín, Farmacéutica comunitaria